«La Naranja Mecánica», de Anthony Burgess

¡Hola de nuevo a todos! Hoy os traigo una reseña de un clásico de las distopías del siglo XX, lechucillas. Tuve que leerlo para el máster y decidí que lo traería como reseña para que todos tuvieseis la oportunidad de descubrir esta gran obra. Estoy hablando de La Naranja Mecánica, de Anthony Burgess. Si no sabéis de qué novela os estoy hablando y queréis descubrir qué es la ultraviolencia… ¡seguid leyendo la reseña!

TÍTULO: La Naranja Mecánica (A Clockwork Orange)

AUTOR: Anthony Burgess

EDITORIAL: Minotauro

PRECIO: 18,00€ (Precio de la Edición Especial tal y como se vende en Amazon)

SINOPSIS:

El nadsat-adolescente Alex y sus tres drugos-amigos viven en un mundo de crueldad y destrucción. Alex tiene los principales atributos humanos: amor a la agresión, amor al lenguaje, amor a la belleza. Pero es joven y no ha entendido aún la verdadera importancia de la libertad, la que disfruta de un modo violento. En cierto sentido vive en el Edén, y sólo cuando cae (como en verdad le ocurre, desde una ventana) parece capaz de llegar a transformarse en un verdadero ser humano.

RESEÑA:

Me ha parecido una novela realmente interesante, dispuesta a varias interpretaciones. Es una de las lecturas icónicas del siglo XX, no solamente por su calidad sino también por el gran impacto social que tuvo. La intención de Burgess de mostrar la necesidad humana del libre albedrío es un reclamo a cómo la sociedad va a ir deshumanizándose poco a poco, un concepto ampliamente desarrollado en la novela.

En esta historia, la sociedad vive para trabajar y servir al país, son felices con lo que el Estado les ofrece y temen al creciente movimiento criminal liderado por adolescentes basado en la ultraviolencia. Son una población pasiva, que no intenta hacer nada para destacar o alcanzar otro estatus, son esclavos de sus propias vidas. Por eso mismo, el movimiento de los jóvenes, esa personificación de la voluntad, del enfrentarse a las normas, de hacer justo lo contrario a lo que el gobierno dictamina, es un símbolo tan claro de esa necesidad antes mencionada. El ser humano contiene en su interior el bien y el mal, pero tiene que ser libre de decidir cuál de ellos quiere abrazar, independientemente de sus consecuencias.

La verdad es que Alex me parece un personaje magistral, la manera en la que justifica el uso de la ultraviolencia catalogándola como algo normal lo convierte en un personaje realmente perturbador. La ultraviolencia se alcanza mediante la mezcla de leche con drogas y permite a los adolescentes llevar sus cuerpos hasta el límite de la ira y la racionalidad humanas. Tal y como he dicho antes, se enfrenta a una sociedad pasiva de la manera incorrecta, sí, pero haciendo uso de la libre voluntad de elección. Es un personaje que se sabe “malo”, un personaje que sabe que ha aceptado la violencia como su única vía de escape, pero que, al mismo tiempo, es consciente de su propia sensibilidad hacia otras cosas, como la música clásica. Su evolución es asombrosa. La terapia Ludovico a la que se somete no hace otra cosa más que acrecentar su propia conciencia de la necesidad que tiene de elegir por sí mismo. De hecho, el final de la obra no es otra cosa más que un paso más en la evolución de Alex, un paso más hacia la libre voluntad de elegir su propia vida, puesto que llega un punto en el que todo lo conocido lo domina tanto o más que el yugo del que intentaba escapar.

Antes de terminar con esta reseña, quería comentar también lo mucho que me ha gustado el nadsat empleado durante la narración. Burgess creó una lengua basada en el ruso y otras lenguas escandinavas mezcladas con el inglés hablado entre la juventud de su época. Para mí, una lengua inventada tiene que permitirte leer sin problemas el texto, entendiendo qué estás leyendo. El nadsat no supone ningún impedimento una vez que captas el significado de las palabras más comunes. Además, la narración en primera persona, desde los ojos de Alex, es un factor muy positivo a la hora de entenderlo, así que no creo que supusiera ningún problema para alguien que se aproxime por vez primera al texto.

Para finalizar, creo que lo que más me ha impactado de esta novela es el enorme mensaje moral que nos transmite: la libertad de elección por encima de todo frente a la disposición del ser humano a abrazar el mal. Tenemos la predisposición natural a aceptar cualquiera de los dos, y la voluntad es lo único que nos distingue, incluso entre nosotros. La voluntad de hacer el bien o de hacer el mal.

Pasemos a la valoración con sombreros de bruja:

4/5 sombreritos (Libro Muy Recomendable)

¡Esto ha sido todo por hoy! Ya sabéis que si habéis leído el libro, podéis dejar vuestros comentarios en las cajitas de aquí abajo. Nos vemos en la próxima reseña, lechucillas.

Un saludo desde mis estanterías,

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s