Caminos literarios: Mitología

El ser humano siempre ha tenido la necesidad inevitable de creer en algo. Independientemente de la condición, la filosofía o la religión de cada individuo, esa angustia ligada a nuestro ser está siempre presente. En esta sección, que estrenamos hoy, empezaremos a decubrir poco a poco cómo los caminos literarios han llevado al ser humano, desde las primeras mitologías, a crear un refugio en el que esconderse y que les permita abrazar esa sensación de que todo es posible.

Antes de nada, es necesario explicar de dónde proviene el germen de la literatura. Es necesario, pues, remontarnos a la época en la que el ser humano comenzó a tener consciencia de sí mismo y del mundo que le rodea durante el proceso evolutivo, un momento crucial de la historia de la Humanidad que supuso la primera división entre el ser humano y el resto de los seres vivos.

Tras adquirir la capacidad de razonar y de pensar de una manera más compleja y más amplia, el ser humano comenzó a observar la naturaleza, todos y cada uno de los fenómenos que tenían lugar en el mundo. Al no encontrar explicación para ellos, surgió la creencia de que algo superior a los habitantes de este mundo era el culpable de dichos acontecimientos. Los primeros cultos a la naturaleza dieron lugar poco a poco a las primeras historias acerca de esos seres superiores que vigilaban este mundo, personificados en los distintos elementos del planeta. Dichas historias cada vez eran más complejas, se ampliaban y se diversificaban, al igual que las propias creencias, dando lugar poco a poco a las primeras religiones y, con ellas de la mano, a las primeras mitologías.medusa

¿Qué entendemos por «mitología»? De acuerdo con los redactores de la web Webmitología, «La palabra mitología se utiliza habitualmente para describir los sistemas religiosos de mundos antiguos o de civilizaciones primeras, alejadas en el espacio o en el tiempo con nuestra sociedad actual. Digamos pues que son religiones antiguas, ritos ancestrales, creencias alejadas de las actuales que sólo pueden llegar a conocerse más concretamente a través de relatos míticos que han llegado hasta nuestros días.» En este sentido es importante centrarse en una parte de esta definición: han llegado hasta nuestros días. ¿Por qué han llegado a nuestras manos relatos escritos por Homero, Caedmon o Virgilio? ¿Por qué no se perdieron por el camino a medida que las creencias religiosas de entonces desaparecían? Por la pasión del ser humano por la palabra escrita.

Veamos esto con algo más de detenimiento. Las historias de carácter mitológico que surgieron durante las épocas mesopotámica, egipcia y griega (por citar algunas de las más antiguas civilizaciones), tenían como objetivo adoctrinar a la población a la vez que se la entretenía. Por este motivo, fueron las primeras elegidas para ser plasmadas en papel, al mismo tiempo que las primeras leyes. La literatura surge en ese preciso momento. En el instante en el que una letra fue escrita para preservar una historia para la posteridad nació la literatura.

A lo largo de las siguientes semanas, haremos un análisis exhaustivo de cómo la mitología comenzó a tener ese carácter de doctrina en las civilizaciones antiguas y cómo esos mensajes han llegado hasta nuestros días con el nacimiento y la evolución de la literatura.

Espero que os haya gustado esta entrada porque era una sección que tenía muchas ganas de compartir con vosotros. La semana que viene más y mejor.

 

Un saludo desde mis libros,

May López

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s